miércoles, 14 de abril de 2010

Este 15 de abril Alberto Breccia cumpliría 91 años…




Epígrafes: 1, Autocaricatura de Alberto Breccia, 1953; 2, Breccia en 1989; 3, Alberto Breccia caricaturizado por su hijo Enrique, 1977; 4, El Vengador, por Breccia, en revista “El Gorrión”; 5, Mariquita Terremoto, publicada en “Espinaca” en 1941; 6, Ilustración para la adaptación de “El jorobado de Notre Dame” en revista “Aventuras”, 1946; 7, Vito Nervio en la versión de Breccia, “Patoruzito”; 8, Caricatura de Oesterheld, por Breccia; 9, cuadro de la historieta de uno de los mitos de Cthulhu; 10, cuadro de Un tal Daneri; 11, Perramus; 12, billete de la Lotería Nacional emitido en noviembre de 1997 con la imagen de Breccia, en homenaje al dibujante fallecido cuatro años antes, justamente en el día del dibujante.


Este 15 de abril cumpliría 91 años. En abril de 1989, yo le hice, sin saberlo yo ni él, uno de los últimos reportajes de su vida. Fue a pedido de Juan Angel Sagrera para su suplemento de “Oficio Gráfico” dedicado al Mundo del Dibujo.
Allá por 1953 Alberto Breccia y yo, habíamos compartido, con otros colegas, muchas noches en la Galería Picasso de la porteña calle Florida, caricaturizando gratuitamente a quienes lo pedían entre el público asistente a nuestra muestra “Nosotros, los caricaturistas” que reunía a más de 50 expositores; con un pequeño grupo que incluía a Breccia, culminábamos cada noche en “El Palacio de las Papas Fritas”.
Después, nuestros encuentros serían más esporádicos y circunscriptos a la inauguración de las muestras o cenas por el Día del Dibujante. La importancia adquirida por Breccia como dibujante “serio” espació aún más estos encuentros, y el último de ellos lo propició Roberto Mezzadra en ¡La Casa del Boxeador!
Allí tuvo lugar este reportaje que rescato 21 años después:

PERRAMUS FALTÓ A LA CITA

Encontramos a Alberto Breccia en La Casa del Boxeador donde asistió a una cena homenaje en la que recibió, juntamente con Oscar Vázquez Lucio (Siulnas) y José María Taggino, una medalla y un pergamino, de manos del presidente de la Comisión de Fiestas de esa institución, el dibujante y pintor Roberto Mezzadra, y pensamos que no había que perder la ocasión. Si a Alberto Breccia no se lo ubica en el momento adecuado, se corre el riesgo de no poder volver a localizarlo por lo menos durante seis meses, la parte del año que emplea en hacer relaciones públicas –entrevistas con editores, participación en exposiciones y mesas redondas, etc.- en Europa (Italia, Francia, Grecia, etc.) para promover mejor el material que produce con destino a ese mercado durante los seis meses que permanece en su casa de la localidad bonaerense de Haedo.
-¿Qué te parece si empezamos recapitulando tu trayectoria?
-Bueno, nací en Montevideo el 15 de abril de 1919. A los tres años llegué con mis padres a Buenos Aires, instalándonos en el barrio de Mataderos.
-Y tu padre tocaba el clarinete…
-Efectivamente, lo hacía en las presentaciones del circo de Pepino el 88; entonces yo era chico y aprendí a tocar ese instrumento con él. Me gustaba el jazz.
-Pero ya en la adolescencia empezaste a ganarte la vida trabajando de tripero.
-Sí, porque mi padre se instaló después con una tripería. Pero al mismo tiempo que yo trabajaba de tripero había comenzado a dibujar.
-¿Autodidacta?
-En efecto; dibujé bastante tiempo antes de empezar a publicar, lo que recién ocurrió cuando tenía 18 años; ilustraciones costumbristas para la revista El Resero… No me pagaron nada, por supuesto.
-¿Por entonces el dibujo no te rindió ningún fruto?
-Me gustaba ir a los bailes y para poder entrar gratis las 6 noches de Carnaval, decoraba los clubes pintando con cal, motivos alusivos…
-Pero en 1939 te profesionalizás.
-En realidad, realizo mi primera historieta humorística –Mu-Fa- para la revista Berretín, pero tampoco me pagaron nada. Las cosas fueron distintas cuando fui a pedir trabajo a la Editorial Láinez, pero a costa de hacerme dibujante “serio”.
-¿Habías llevado dibujos cómicos?
-Sí. Siempre me gustó más el dibujo humorístico que el serio, aún hoy.
-¿Y las historietas?
-Nunca fui lector de historietas; no me gustaban.
-Me estabas diciendo que tuviste que hacerte dibujante “serio”…
-Sí, porque el director de las publicaciones me dijo que para tener cabida tenía que llevar una historieta seria, así que fui a casa, hojeé el diario La Prensa y mirando la historieta Charlie Chan, que publicaban entonces, se me ocurrió hacer una historieta de corte policial (Hap Norton), que se publicó en la revista Historietas; luego colaboré en Ra-Ta-Plan y El Gorrión, también de la misma empresa.
-Pero no renunciaste a la historieta cómica.
-No; cuando apareció Espinaca, publiqué Mariquita Terremoto, personaje que alcanzó bastante popularidad en su momento; al punto que era común oir aplicar ese nombre a las chiquilinas traviesas.
En 1941 mi padre, que de puro aventurero se había ido a Brasil, se fundió con un negocio y decidí embarcarme para allá, donde vuelvo a trabajar de tripero, en tanto sigo dibujando y enviando dibujos a Buenos Aires, para Láinez.
De regreso al país colaboro en la revista Bichofeo con el seudónimo de Vaghi para que no se sientan molestos los de Láinez. Pero eso duró poco. Después apareció la revista Aventuras donde ilustré adaptaciones de novelas y versiones de películas…
-Y llegamos a Vito Nervio.
-Anteriormente en Patoruzito ilustré Jean de la Martinica, con guión de Issel Ferrazzano. Tiempo después me vino a ver Emilio Cortinas, que por volverse al Uruguay no quería seguir haciendo Vito Nervio.
-Con guión de Leonardo Wadel…
-Sí, aunque el creador del personaje había sido Mirco Repetto.
Al comenzar la dècada del 60 trabajé dos años para los ingleses. Además en esos años ilustré en Billiken temas escolares, lo mismo que para Mis Deberes; aquí ya había empezado a trabajar conmigo mi hijo Enrique.
Después hay un período de casi cuatro años que, por motivos muy personales y muy penosos, dejo de dibujar para dedicarme exclusivamente a la docencia.
-¿Y cuándo reaparece el Breccia historietista?
-En 1967 con Richard Long; y al año siguiente, sobre guión de Oesterheld, realizo con mi hijo Enrique, La Vida del Che. En 1969 me hago cargo de los dibujos de El Eternauta, que anteriormente ilustrara Solano López.
Entrando en la década del 70, un buen día una señora (esposa del que hoy es mi representante) me dijo que le interesaría llevar dibujos míos a Europa… Pasó el tiempo y cuando estaba a punto de lamentar el haberme desprendido del material, me entero que Mondadori había comprado Mort Cinder, también compraría Los Mitos de Othulhu; Linus compró Un tal Daneri, que con guión de Trillo había dibujado tiempo antes para la revista Mengano…
-¿Cuándo comienza el Breccia de seis meses en Europa y seis en Argentina?
-Desde hace cuatro años estoy dedicado a Perramus, una historieta con guión de Sasturain, que se publica en revistas y en libros en Francia, Italia, España, Alemania, Brasil.
Una versión argentina se iba a presentar en la Feria del Libro en una muy cuidada presentación de Ediciones de La Flor, pero lamentablemente no se llegó a tiempo con la impresión.

Breccia tiene previsto marcharse en junio. Y cuando decimos Breccia, nos referimos casi al clan familiar en pleno, porque salvo su hija Patricia que sigue publicando en nuestro país, los demás –sus hijos Enrique (pintor y dibujante) y Cristina (ilustradora), y su esposa Irma (ilustradora infantil especializada en aves)- triunfan en Europa mientras su actual producción es casi desconocida en nuestro país.
Oscar Vázquez Lucio (Siulnas)
“Oficio Gráfico”. Abril de 1989.

7 comentarios:

Fabián Mezquita dijo...

Muchisimas gracias Siulnas por mostrar este valioso reportaje (al menos para mi lo es mucho), ya que a Alberto Breccia lo admiro muchisimo.....
De chico lo copiaba mucho, me impactaba ese blanco negro tajante que le daba un clima espectacular a lo que hacia.
Mort Cinder para mi es la gran historieta argentina, sigue siendo aun la mas maravillosa de las obras de la historieta mundial.
Para mi Alberto Breccia esta entre esos artistas que mas han sido copiado a lo largo de la historia, esta en ese grupo de grandes autores como: Harold Foster, Alex Raymond, Will Eisner,Milton Cannif, Moebius, y/o Carlos Meglia (para nombrar algunos)......

Muchas gracias Siulnas....
Le mando un abrazo.....
Fabi.-

Siulnas dijo...

¡Qué bueno que sean los dibujantes que vienen después, quienes agradezcan el rescate de un antecesor, en vez de tener que ser éste el agradecido por ser rescatado del olvido! Por supuesto, no es el caso de Alberto Breccia, cuyo nombre difícilmente se desdibuje alguna vez, pues ello equivaldría a quedarnos sin la historia de la historieta, que sería tan grave como que un pueblo se quede sin historia, y lamentablemente hay quienes trabajan para ello, y la pérdida de identidad y la globalización apuntan en ese sentido.
Hubo una época en la Argentina, en que mientras se ensalzaba a Asterix –excelente personaje de talentosísimos autores-, se defenestraba a Patoruzú, a quien felizmente, las nuevas generaciones están revalorizando.
Es de esperar que nunca haya que revalorizar a Breccia, y siga siendo valorado permanentemente el aporte que este uruguayo ha hecho a la historieta argentina… y mundial.
Le agradezco sus palabras, Fabián, pero soy yo el agradecido cada vez que algún representante de las nuevas generaciones, se interesa en lo que puedo mostrar de las anteriores.
Un abrazo
Siulnas

Fernando Sosa dijo...

Idem a lo dicho por Fabian Mezquita,el agradecimiento por compartir este reportaje.Yo me enteré del mismo por la gacetilla del Museo Severo Vaccaro,y como admirador del trabajo de los Breccia,me hice eco y un poco tambien difundí esta nota en algunos sitios.Creo que estos hallazgos son los que debemos rescatar y valorar.Nuestros valores de la historieta,que no son pocos y que hay que darlos a conocer a todas las nuevas generaciones.
Creo que hay una fuerte influencia de la historieta e historietistas argentinos en el mundo,y que como ud bien dijo,no se le dá toda la importancia que debería.
(nadie es profeta fuera de su terruño)
Quinterno,Ferré,Wood,tantos grandes baluartes de nuestra historia de la historieta argentina hoy son revalorizados por los dibujantes y fans,y has estudiosos en la materia y tambien gente de otras areas de la cultura como la literatura o el cine por ejemplo.
Hay una linea argentina como lo esta la franco-belga,el manga japones,el norteamericano,por algo en el mundo son realzados los grandes maestros como:Breccia,Zaffino,Meglia,Risso,Muñoz,Gracía López,etc.
Aplaudo por su blog y lo estaré siguiendo sus entradas y novedades.
Saludos

cheche dijo...

Brillante blog Siulnas... un abrazo.

Sergio Más Comic dijo...

Querido maestro SIULNAS, que bueno que se aproveche la oportunidad para hablar de uno de los más grandes dibujants del mundo. Coincido con algunos que piensan que MORT CINDER es la mejor historieta que leí en mi vida, aún hoy la miro atentamente y no dejo de meterme en ese clima tan especial y único que me permiten Ezra Winston y Mort, una genialidad. Lo que nunca deja de asombrarme es que Alberto Breccia no era un ávido lector de historietas y que consideraba al dibujo humorístico más especial que al dibujo serio. Parece mentira en alguien que hizo una gran escuela de dibujantes en todo el mundo, hasta hoy se nota la influencia de él en tantísimos artistas. Gracias SIULNAS, como siempre por maravillarnos con este 9º arte y permitirnos acceder a información muy interesante.
Un gran abrazo desde Córdoba Capital.

Siulnas dijo...

Agradezco el aplauso a Fernando Sosa y aspiro a que las entradas y novedades del Blog sigan siendo de su interés y el de los demás visitantes, que en su mayoría comparten el anhelo de dar a conocer a todas las nuevas generaciones,a los grandes dibujantes que los (y nos, en muchos casos)precedieron.


A Cheche le doy las gracias por el elogio al Blog, comprometiéndome a seguir poniendo el máximo empeño para que el Blog merezca siempre ser elogiado como en el presente.


A mí también me cuesta creer, Sergio Mas, que a Breccia le agradara poco el dibujo serio. Pienso, más bien, que se sentía tan cómodo en el dibujo humorístico como en el serio, lo mismo que José Luis Salinas (viene a mi memoria la campaña que en los años 40 hizo este último con el slogan "Las cosas claras y el chocolate Aguila".
Le retribuyo el abrazo interprovincial a quien hace algo más de 10 años integraba con el inolvidable Carlos Ortega D. el fanzine "Che, Loco", en el que colaboré con verdadero placer.
Siulnas

El Coleccionista !! ;-) dijo...

querido Siulnas realmento lo felicito por su gran labor !!!

me gustaria saber si usted sabria el nombre completo del dibujante marino que trabajo para la revista hortensia ?? bueno lo espero por mi blogs ! saludos