lunes, 18 de marzo de 2013

¿No sería el momento oportuno para que algún historietista continúe la iniciativa de Manuel Alejandro Martínez Parma?


Cuando se escriba la historia definitiva de las ISLAS MALVINAS ARGENTINAS, no debe ser olvidado el nombre del dibujante Manuel Alejandro Martínez Parma, quien a partir de 1938, inculcó constantemente desde su historieta humorística en la revista escolar “Figuritas”, el derecho argentino sobre la región austral.
El personaje Alelí y su autor recordaron sistemáticamente a los pequeños lectores –y a los no tan pequeños, ya que “Figuritas”, junto a “Billiken”, era una de las principales  fuentes de consulta de quienes se dedicaban a la docencia- los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas.
Así como otros personajes infantiles de historieta escribían en las paredes “viva Boca” o “River campeón”, Alelí escribía “Las Malvinas son argentinas”; y cuando el personaje no tomaba la iniciativa el mismo Martínez Parma se encargaba de que apareciera un cartel con la frase, en alguno de los cuadros de la historieta.
Tres meses antes de su fallecimiento acaecido el 28 de noviembre de 1982, el mismo dibujante había recordado su iniciativa ante un grupo de colegas  con los que se reunió por última vez en el Museo de la Caricatura Severo Vaccaro, evitando opinar sobre la oportunidad ni la forma  en que se había actuado pocos meses antes.
Y en una de las últimas cartas que enviara a su colega, amigo y ex discípulo Gerardo Canelo desde Villa Gesell, donde solía pasar largas temporadas, escribía:   
“…De tanto en tanto me siento atento a orillas del Atlántico mirando las olas  para ver si aparece flotando alguna botella arrojada por algún náufrago con su mensaje pidiendo auxilio o con su dirección para que lo vayan a censar… Otras veces también me siento a orillas del Atlántico pero en otro lugar más alto para mirar más lejos, al horizonte, hacia el este, esperando, esperando y miro a lo lejos, siempre al este, miro y espero, espero y miro, miro y espero que los ingleses nos devuelvan las Malvinas…”
Ahora que hasta el nuevo Papa se ha involucrado en el tema, ¡qué bueno sería que una o varias historietas argentinas reeditaran aquel lacónico mensaje afirmativo que lo dice todo: “las Malvinas son argentinas”!
Siulnas