domingo, 30 de enero de 2011

TODO ES HISTORIA: HASTA MI CITRÖEN 2CV

Horacio Spinetto, evocador de un personaje de mi autoría que me condujo durante años.

La Mesa de los Jueves", reúne desde hace un tiempo, ese día de la semana, a un grupo de periodistas en el Restaurante Plaza Asturias de Avenida de Mayo y Salta.
"Lo normal es que cada uno que llega reparta entre los demás un libro suyo -refiere García Costa-, cuando no un artículo publicado en algún órgano de prensa, un periódico o una revista".
La Orden de la Mesa de los Jueves registra los nombres de María Esther Alvarez, Juan Bazán, Stella Calloni, Milton Helios Callicó Peña, Julia Constenla, Héctor Fernández, Fernando Finvarb, Horacio Finoli, Juan José García, Víctor Costa, Rogelio García Lupo, Arnaldo Goenaga, Andrew Graham-Yooll, Benito Jablonka, Rosa Lipshitz, Marcelo Malatacca, Juan Montenero, Juan Carlos Nicolau, Emilio Leonardo Perina, Graciela Petcoff, Santiago Senén Gonzalez, Oscar Jorge Serrat, Aníbal Sicardi, Gustavo Soler, Marcos Taire, Norberto Vilar, y los ya fallecidos José Castro (dueño del restaurante), Emilio J. Corbiere, Carlos Chiavarino, Ariel Delgado y Mario Monteverde. Recientemente hemos sido incorporados a la misma, Germinal Lubrano, director de la boicoteada revista “Descamisada” (ahora tomando contacto con sus seguidores desde
http://descamisada2010.blogspot.com) y yo, Siulnas, titular de este Blog.
El jueves 27 de enero Horacio Spinetto me trajo especialmente (y además dedicado) un ejemplar de la revista “Todo es Historia” de marzo de 2010; el motivo del obsequio fue el conocerme personalmente en este centro de reunión algunos meses después de haber escrito en la mencionada revista fundada por Félix Luna, un extenso y documentado artículo sobre el Citröen 2CV en uno de cuyos párrafos señalaba: “El dibujante y erudito investigador Oscar Vázquez Lucio, Siulnas en el mundo del dibujo humorístico recuerda: ‘A poco de comprarme un Citröen 2CV, lo convertía en personaje de historieta conjuntamente conmigo para la revista Mundo Citröen que editaba la empresa fabricante de ese vehículo en la Argentina’.”
Esta evocación de Spinetto me llevó a pensar que esa época reflejada en un capítulo de la primera parte de “Mis memorias, antes que me olvide” (obra aún inédita) podría interesar a los visitantes de este Blog.
Si realmente disfrutan de la lectura que inserto a continuación, agradézcanlo a Horacio Spinetto, pues sin duda, su mención de hace diez meses y de la que me he enterado en estos días, actuó como detonante para esta publicación. Seguidamente transcribo el capítulo de referencia: