viernes, 13 de julio de 2012

El disfraz que no pudo lucir “Tía Vicenta” hace 50 años



Censura (a los otros) de quienes reclaman más libertad de prensa (para ellos), ¡como si no la tuvieran en demasía!
Los historiadores y los coleccionistas tenemos la manía de guardar todo, especialmente “papeles” como les llaman, con cierto fastidio, quienes sin tener ningún interés en el contenido de los mismos, deben soportar ese “olor a papel” en la casa, o el polvo que se va depositando sobre los mismos. Distinto es el caso de los que pueden fastidiarse por el contenido de esos “papeles”, sobre todo si habían llegado a olvidarlos por el tiempo transcurrido.
Hace poco más de medio siglo “Tía Vicenta” decidió “disfrazarse” de otros medios gráficos de aquellos días: las revistas “Billiken”, “Caras y Caretas”, “Claudia” y “Enciclopedia Estudiantil” –de las que realicé sus tapas parodiando a sus respectivos ilustradores: Lino Palacio, Manuel Mayol, Kalí (Raúl Alonso) y A. Fedini-; “Canal TV”, de la que realicé la parodia del personaje Cholula, loca por los astros, de ToñoGallo; “El Gráfico”, de la que parodié la página de humor de Garaycochea; “Radiolandia”, de la que parodié la historieta de Tatalo busca una estrella, de Roberto Gigante; “Vea y Lea”, de la que parodié la página de entretenimientos, con entretenimientos e ilstraciones incluidos; “Selecciones”, de la que parodié redaccionalmente, con connotaciones políticas, el supuesto hallazgo de una nueva droga para una dieta eficaz; “Life”, en la que parodié, también con connotaciones políticas, un aviso de Coca-Cola (“Kennedy-Cola”); “Dinamita”; “El Hogar”: y el diario “La Razón”, parodiando yo allí a todos los historietistas de la última página.
Sólo un disfraz de “Tía Vicenta”, y por ende, la correspondiente revista, no pudo llegar a los quioscos: el Nº 201 del Año VI –el tercero de 1962- en el que se anunciaba “Nos disfrazamos de “Clarín”.
Como en los mejores (para ellos, no para nosotros) tiempos de distintas dictaduras, ni bien trascendió qué se estaba imprimiendo en Empresa Editorial Haynes, el reclamo no se hizo esperar y la edición fue interrumpida. Unos pocos, entre los que nos contábamos los colaboradores de “Tía Vicenta” en ese momento, tuvimos el privilegio de poder llevarnos a casa la primera página del “disfraz” censurado, como recuerdo, gracias a lo cual 50 años después puedo evocarla, mostrándola a los visitantes de este Blog.
¿Todo tiempo pasado fue mejor?. Por lo menos, pareciera haberlo sido para los Presidentes de la Nación, a juzgar  por el enfoque dado a los titulares de este “disfraz”; pero no hay que olvidar que también por entonces, la revista “De Frente”, aludiendo a los toques de rojo de “Clarín”, cuando en todos los otros diarios sólo se usaba el blanco y negro, lo mencionó como “El diario que dice todo a dos colores”…
Siulnas