lunes, 15 de octubre de 2012

ALFONSO PÍCARO (a) “MISERIA ESPANTOSA”




Nuestro bien inquieto (¡y vaya si se ven los brillantes resultados de sus inquietudes!) y desinteresado colaborador de este Blog, JORGE NIELSEN, nos ha hecho llegar la información del fallecimiento de ALFONSO PÍCARO, un nombre que tal vez haya quedado menos en el recuerdo que el de su gran personaje televisivo; pero dejemos que el propio Nielsen nos aporte su descripción:

ALFONSO PICARO
No actuó en teatro.
En cine tuvo varias participaciones, disponibles en Internet en el sitio Cine nacional, en general acompañando a Alberto Olmedo y los suyos en roles de reparto en los años ochenta.
¿Quién no recuerda su rostro?
¿Y su nariz?, tal vez la segunda en importancia en el espectáculo nacional.
Detrás de Fidel Pintos obviamente.
Un rostro para reírse. O para el sufrimiento.
Miseria Espantosa, el antihéroe de tantas temporadas de Telecómicos.
Allí permaneció entre 1964 y 1974, con algún año intermedio fuera de circulación.
Desde la peluquería de La Paternal, donde formaba parte de una barra compuesta entre otros por Carlos Bilardo (otra nariz importante) y Juan Carlos Calabró.
Siguieron tres temporadas en Calabromas.
Y lo rescató de la mishiadura Alberto Olmedo, de quien guardaba el mejor de los recuerdos.
Silvia Pérez lo acosaba en el sketch "Eramos tan pobres". Y trataba de contener la risa mientras esperaba con el flaco García que lo atendiera el jefe César Bertrand en "Alvarez y Borges".
Otro hombre con calle y amante de las figuras del acerbo popular, Enrique Torres, lo convocó para sus últimos trabajos en tele, en Cebollitas.
Vaya nuestro pequeño homenaje a ALFONSO PICARO, fallecido el 15 de octubre de 2012.
Jorge Nielsen

Gracias, Nielsen, por este recuerdo; el dibujante Lino Palacio decía que “los humoristas no nos damos cuenta de lo que representamos en el mundo… porque hacer reír… no digo hacer reír, hacer sonreír es una obra de amor, y creo que nosotros al hacer lo que hacemos, estamos dando a la gente que nos rodea, unos momentos de sosiego, de paz, de tranquilidad, y además una sonrisa en medio de todo…”
Siulnas