domingo, 21 de abril de 2013

NO SE CONFUNDA, DOCTORA CARRIÓ: SU FUNCIÓN ES OPONERSE EN LA SESIÓN; NO IMPEDIRLA Y ESCRACHAR A SUS PARES


Leo en el libro “…Dios y la Patria me lo demanden”, del profesor Antonio Emilio Castello, cuyas ilustraciones me fueran encomendadas:
“Figueroa Alcorta veía la necesidad de una reforma electoral, pero, si bien desarrolló una labor hábil y firme para mantener el prestigio de su autoridad y la independencia de su acción, no pudo lograr ese propósito por la oposición tenaz y violenta del Congreso y los gobiernos provinciales que, en su mayoría, respondían a Julio A. Roca.                                                                                                                                                                                                                                                                            
A la acción opositora, más que eso, obstruccionista, del Congreso que hasta se había negado a aprobarle el presupuesto de gastos para 1908, le respondió con un decreto del 28 de enero de 1908 clausurándolo y poniendo en vigencia el presupuesto de 1907. Esta acción fue apoyada entusiastamente por la mayoría de la opinión pública y por Roque Sáenz Peña que, desde Holanda, lo felicitó y le expresó su adhesión porque representaba el orden y atajaba la anarquía.”
No es ahora del caso, analizar la discutibilidad del proceder de Figueroa Alcorta, pues tal actitud debe sopesarse con la de congresistas que malinterpretan su papel.
Sin embargo, resulta menos inverosímil que el Poder Ejecutivo intente coaccionar al Poder Legislativo, que éste sea coaccionado por una parlamentaria que invoca a las instituciones de la República. El llamado de Elisa Carrió a “impedir” la sesión del Congreso y el escrache a Diputados, es la gota que rebalsa el vaso de una oposición lamentablemente no constituida por políticos de distintos signos –que es lo que la democracia y el país necesitan- sino, simplemente por “Contreras”, con toda la descalificación que encierra esta palabra.
Por ello comparto el punto de vista de mi colega Germinal Lubrano, fallecido hace más de un año, cuando se adelantó, en su revista “Descamisada”, en la calificación de esta legisladora, epigrafiando la caricatura correspondiente: “LA GORDA QUIERE UNA GUERRA ENTRE ARGENTINOS”, caricatura acertadamente rescatada hoy, por los colegas del blog http://descamisada2010.blogspot.com que recomiendo visitar.
Oscar Vázquez Lucio (Siulnas)