domingo, 26 de mayo de 2013

Un caricaturista contra el otro poder


En abril de 2010 señalé desde este mismo Blog la necesidad de que surgieran caricaturistas que apuntaran al otro Poder, que no es el Ejecutivo. Marcaba en ese artículo las diferencias en el pasado, recordando que los caricaturistas Eduardo Sojo (Demócrito) y José María Cao (Demócrito II) desde el periódico del primero –“Don Quijote”- jaquearon a 5 presidentes durante la publicación del mismo: Julio Argentino Roca, Miguel Juárez Celman, Carlos Pellegrini, Luis Sáenz Peña y José E. Uriburu, a pesar de ir muchas veces a prisión (riesgo que no existe actualmente en el ejercicio de la profesión). También recordé que entre la segunda mitad de la década del 40 y la primera del 50, el Poder, representado por el gobierno de turno monopolizó –aunque sin lograr neutralizar al caricaturista Tristán- la mayoría de los medios gráficos, aunque en 1946 habían desplegado similar talento satírico, por un lado, desde el antiperonismo, la revista “Cascabel” y entre los periódicos, “La Vanguardia” con las caricaturas de Tristán; y por el otro lado, desde el peronismo, las revistas “Descamisada” y “Alpargatas Humorísticas”, algo que ya en el siglo XIX, cuando se avecinaba la sucesión presidencial de Domingo F. Sarmiento, se vio con caricaturas alsinistas desde “El Mosquito”, y caricaturas mitristas desde “La Presidencia”; y eso que entonces faltaban caricaturistas, porque en los dos periódicos opuestos nombrados había un solo caricaturista, que en el primer medio firmó con su verdadero nombre -Enrique Stein-, y en el segundo con el seudónimo Carlos Monet.
Todo esto viene a colación porque hoy he sido gratamente sorprendido ante una caricatura política no proveniente, como suele ser habitual, del periodismo hegemónico.Y ello va más allá de las ideologías.
El dibujo sin firma aquí reproducido, fue publicado este domingo 26 de mayo, en “Ni a Palos”, suplemento joven del diario “Tiempo Argentino”.