sábado, 21 de enero de 2012

Desaprovechado símbolo viviente del Peronismo de la primera hora

Por Oscar Vázquez Lucio

Hubo en la vida de Germinal Lubrano dos etapas bien definidas: la de humorista gráfico y la de pintor. Pero a pesar de su exitosa consagración a la pintura, jamás podría renunciar definitivamente a aquella primera etapa, porque Lubrano no había sido simplemente un humorista gráfico, sino un verdadero militante comprometido con un modelo de Argentina que puso de manifiesto Juan D. Perón y hoy intenta rescatar Cristina Fernández de Kirchner, algo que Lubrano tuvo muy claro desde el primer momento.

El humor militante de Lubrano tiene pocos ejemplos para ser comparado: Eduardo Sojo (Demócrito) y José María Cao (Demócrito II) en el siglo XIX, durante las presidencias de Julio A. Roca, Miguel Juárez Celman, Carlos Pellegrini, Luis Sáenz Peña, y José Evaristo Uriburu, y José Antonio Ginzo (Tristán) en el siglo XX, durante la primera presidencia de Perón.

De todos modos, hay una gran diferencia: Sojo, Cao y Ginzo opusieron sus caricaturas al poder instalado en los gobiernos. Lubrano opuso sus caricaturas cuando el poder no estaba en Perón, sino en sus opositores

A pocos días del 17 de octubre del 45, cuando todavía Perón no era candidato a nada, “Descamisada” se enfrentó a los diarios opositores que como los de hoy, tienen opiniones extranjerizantes y colonialistas, siendo “Descamisada” casi el único periódico que opinaba distinto en esa época.

“Descamisada” nació junto con el peronismo –el verdadero, el histórico- cuando ese peronismo auténtico, después mal imitado y tantas veces manoseado, más lo necesitaba; apuntaló a Juan Domingo Perón en la época en que era combatido por casi todos los medios periodísticos, y todos los partidos políticos –desde la extrema derecha hasta la ultra izquierda- se habían aglutinado en una presunta “unión democrática” para derrotar al naciente líder y mantener los privilegios irritantes de los más poderosos, lo que no lograron en las urnas y llevaron a cabo 9 años después mediante una revolución sangrienta, precedida –vale la pena recordarlo, aunque con inocultable tristeza- de un descabellado y criminal bombardeo a Buenos Aires, y reafirmaron tras el golpe de Estado, con el inconcebible indiscriminado fusilamiento de quienes seguían creyendo en el ya exiliado Perón.

Hace un par de años, convencido de que en los últimos tiempos el verdadero poder ha estado en la vereda de enfrente del poder Ejecutivo, renació en Lubrano el humorista militante y comprometido –casi quijotesco con sus 91 años- y resolvió repartir su tiempo entre la pintura y la caricatura política.

En mayo de 2010, después de 65 años, y nuevamente editada por él, la revista “Descamisada” reapareció, aunque fue ocultada en la mayoría de los quioscos de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Estaba previsto –y se imprimió en consecuencia una considerable cantidad de ejemplares- que también llegaría a todos los quioscos del Interior del país, siendo el primer sorprendido su editor, cuando el distribuidor le comunicó con fútiles pretextos, que tal acuerdo no se llevaría a cabo.

Claro que más allá del discrecionalismo de la mayoría de los quiosqueros capitalinos y el evidente acatamiento del distribuidor a las imposiciones monopólicas, pareció existir un acuerdo tácito entre los que supuestamente responden a este régimen constitucional, silenciando la aparición y existencia de la revista “Descamisada”.

¿Infiltración del Monopolio en los medios no hegemónicos o celos profesionales de los integrantes de estos últimos? Porque hasta donde puede apreciarse, la sátira de la revista “Descamisada” apunta en el mismo sentido que la ideología manifestada en medios gráficos como “Tiempo Argentino” y “Miradas al Sur”, programas televisivos como “6, 7, 8”, o espacios radiofónicos como los de “la radio pública”.

Resulta por lo menos curioso, que ninguno de los nombrados, haya saludado en ningún momento, pese a los ejemplares y gacetillas recibidas desde la aparición del Nº 1, la incorporación de esta revista a la lucha “para defender las buenas ideas que harán independiente a la Patria”, como lo señalaba en su editorial, el director de “Descamisada”, Germinal Lubrano, que siguió volcando toda su creatividad, como en 1946 lo hiciera a través de su revista en épocas de periodismo menos monopolizado, en defensa de Perón, y ahora en 2010 en defensa del permanentemente jaqueado (aunque por incompetentes y pésimos “ajedrecistas”) gobierno de Cristina, desde un blog por Internet, al ver que los verdaderos dueños del poder no le permitirían llegar a sus seguidores de otra manera: http://descamisada2010.blogspot.com

Su último mensaje desde el mismo fue:

“El pueblo argentino está contigo, Morocha!

“Con todo el corazón, con toda la vida, con los 66 años que tiene nuestra revista, le deseamos a nuestra gran Presidenta lo mejor para el 4 de enero. La Patria la necesita hoy más que nunca para que pueda continuar la obra que emprendió para engrandecer al país, para que la Argentina sea lo que nunca fue, completamente libre y soberana. Porque estábamos completamente oprimidos económicamente desde el nacimiento de la Nación.

Todo saldrá bien y nuestra extraordinaria Presidenta, que es la admiración del mundo entero, volverá con más fuerza y pasión para hacer de la Argentina lo que ella sueña; ella lo dijo al Pueblo argentino: ‘No lo hagan por mí, háganlo por nuestra Patria’

¡Fuerza Cristina! ¡Adelante Cristina! ¡Por siempre Cristina! ¡¡¡Gracias Cristina!!!

Revista Descamisada”

El último miércoles 18 de enero, Germinal Lubrano falleció. Tenía 93 años. ¡Qué lástima que no se hayan dado cuenta que el que una revista humorística nacida conjuntamente con el Justicialismo, sea reeditada 65 años después con los mismos bríos, a pesar de sus 91 años (o tal vez por ellos) por quien fuera su creador, fue un verdadero acontecimiento.

.