lunes, 30 de enero de 2012

¡OJO! HUMORÓN NO ES HUMORÓN

DISTINTAS MANERAS DE ROBAR

He leído en un anuncio que circula por internet que “Febrero será el mes de los espectáculos al aire libre y que vuelven los ciclos Cine bajo las Estrellas, Escenario a Cielo Abierto… y Humorón…”!

Tendré que insistir una vez más en aclarar que este “Humorón” que no sé lo qué es, ni quienes se apropiaron del nombre creado por mí –S-i-u-l-n-a-s- hace exactamente 40 años, nada tiene que ver con el “Humoròn” con que en 1972 denominé mi Exposición de dibujos humorísticos relacionados con la temática moronense, con gran repercusión de la prensa, y en diciembre de 1973 utilicé como título de mi revista que nació como el “primer cuaderno humorístico del oeste” y se extendió por toda la República Argentina y los países limítrofes Uruguay y Paraguay hasta enero de 1978, en que llegué a la conclusión de que ya había sido demasiado tener que luchar contra el “rodrigazo”, el “cafierazo”, el “mondellinazo” y el “martinezdehozaso”.

En síntesis: vuelvo a aclarar que nada tengo que ver con este “Humorón” que se viene anunciando en los últimos años; no sé quiénes están en esto y nadie me pidió autorización para reflotar un nombre del que aunque pudieran usufructuar hoy legalmente (en su momento lo registré como marca), la mayoría de quienes superen los 40 años de edad, identificarán permanentemente con la revista que llevó al entonces decano de los periodistas moronenses en enero de 1974 a afirmar: “El periodismo local se ha vestido de lujo” y en 1976 posibilitara que Morón contara por primera vez con la participación y presencia de los más destacados humoristas argentinos, en una exposición realizada en la Galería Ocean, que se conoció como la “1ª Gran Exposición Humoronística de Primavera”.

Lamentablemente, no es la primera vez que debo hacer esta aclaración.

Ya en febrero de 2004, a raíz de la fijación de unos afiches de la Dirección de Arte y Cultura del Municipio de Morón en una esquina céntrica de esta ciudad, escribí en el diario local “Democracia Nacional y Participativa”:

“Han aparecido unos afiches de la Dirección de Arte y Cultura del Municipio de Morón donde se anuncian durante los meses de febrero y marzo, espectáculos en escenarios a cielo abierto en la Plaza de Morón, incluyendo Rock, Tango, Jazz, Folclore, Música Popular (¿y el tango y el folclore no lo son?) y Danza.
También se anuncia la actuación de Eduardo Calvo “el Re Heavy, re-jodido”, Carlos Belloso, los Kelonios, Gerardo Baamonde, Las Chicas de Blanco, y Firulete y Cañito.
Pero hete aquí que a esta parte de los espectáculos, que tendrá lugar los domingos a las 21 hs., ¡se la ha denominado “Humorón”! Como editor y director de la revista que con ese título y con epicentro en Morón, circuló entre diciembre de 1973 y enero de 1978, no sólo en nuestro Partido, sino en todo el país y en países limítrofes como Uruguay y Paraguay, y aún es recordada por quienes han sido sus lectores y también por sus anunciantes, algunos de los cuales hasta habían sido convertidos en personajes de historieta, me sorprende la desaprensión con que la Dirección de Arte y Cultura se ha servido de este título definitivamente incorporado a la historia grande de Morón …”

Completé entonces el artículo, relatando la historia del “humorón”, que antes que revista había sido una exposición, y di el tema por superado, lamentando solamente que al menos por un acto de delicadeza, no digamos, se me hubiera pedido “permiso”, pero al menos, podían haberme comentado en qué querían usar un término que me pertenecía, porque “humoròn” está demasiado identificado con mis aportes a esta localidad bonaerense, y hoy es tan inseparable de mi persona, que mucha gente viene a preguntarme qué tengo que ver yo con este “humorón” que, años después de aquella publicación mía en “Democracia”, sigue formando parte de la “variada oferta de shows artísticos y culturales en la plaza central de Morón y en todos los barrios” que se promocionan desde el boletín municipal “El Municipio” y ahora también por internet.
No, no tengo nada que ver con este “humorón”, ni sé de qué se trata, porque nunca se me hizo partícipe del mismo (sus impulsores sabrán por qué).
Para disipar las dudas que aún persistan, volveré a relatar la historia del “humorón”, que es tan inseparable de Siulnas, como Siulnas es inseparable de Oscar Vázquez Lucio.


BREVE HISTORIA DEL HUMORON

En 1972, invitado a traer a Morón mi Exposición de “Humor tridimensional, cinético y cibernético” por el entonces Director de Cultura, Prof. Jorge Daniel Thevenin, quien por no tener militancia política era designado en el cargo sólo durante los gobiernos de facto, decidí agregar temas locales, reemplazando el obelisco por el monumento al Gallo de Morón, e incluyendo también en mis temas la Ermita de Nuestra Señora del Buen Viaje, la estación del ferrocarril, el estadio de Deportivo Morón, el Colegio Nacional “Manuel Dorrego” y el edificio, entonces en construcción, de la Universidad de Morón. Titulé esa parte de la muestra, “El Humorón”, y un año después, ya sin el artículo, registré la palabra “Humorón” como marca y me lancé con la revista, que fue un verdadero boom local y un éxito a nivel nacional.

5 DE DICIEMBRE DE 1973: APARICION DE “HUMORON”

Era la primera vez, y hasta ahora sigue siendo la última, que una revista humorística ocupada en temas locales haciéndolos recorrer no sólo el país sino países limítrofes, contaba con un plantel de colaboradores tan importantes como los que integraban el staff de “Humorón”: Máximo Aguirre, Carlos Addim Balquinta, Norman Briski, Horacio Marcelo Del Burgo, Jorge Palacio “Faruk”, Toño Gallo, Carlos Garaycochea, Miguel Angel Govio, Guillermo Guerrero (creador de “Lúpin”), Salvador Nielsen, Carlos Raffo (Nuevas Impresiones de un Marciano), Dardo Ruiz Díaz, Pedro Seguí, Alfredo Olivera, Larki, Cilencio, Limura, Raúl Diana, Serguei, Héctor Mario Sídoli, Alejandro Traversa (Napoleón XVIII), y los por entonces “más nuevos” Haroldo Meyer, Carlos Alberto Massari, Guille, Boris, Lindon, Marín, Ramiro, Aníbal Colman, Sauthier, Kapros, Spolo, Rolo, Rubén Beltrán, Kuchillo, Tanoira, Black, Gaby, entre otros.
Aunque “Humorón” –cuya colección completa se conserva en la hemeroteca del Museo de la Caricatura Severo Vaccaro, contando en la ciudad de Buenos Aires con un lugar del que carece en Morón– ha dejado de aparecer hace 34 años, quienes la han disfrutado y valoraron y valoran mi trayectoria de tantísimos años en el medio periodístico y artístico, identifican demasiado ese título con la revista, como para no sorprenderse por el uso inconsulto que está haciendo ahora, sin consideración a su creador, la actual Dirección de Arte y Cultura, que por lo visto es menos respetuosa de los autores que los directores sin militancia política pero con mucha más ética.
Me hubiera sentido muy honrado si simplemente me hubieran pedido autorización para que el título de mi revista figurara en el espectáculo de la Plaza. Pero prefirieron la actitud irrespetuosa que ¡vaya ironía!, no me había tocado experimentar cuando no vivíamos en democracia.
Hubiera preferido no volver nuevamente sobre este tema, pero resulta incómodo dar explicaciones de lo que no tengo explicación, a la gente que me vincula a este “humorón” que desconozco y en el que tal vez, más allá de una apropiación indebida de la denominación elegida, haya un equipo talentoso que pueda gratificarme apreciar.


Oscar E. Vázquez Lucio (Siulnas)
Editor y Director de la revista humorística
“Humorón” (1973-1978)